Registrarse
Home
Foros
Miembros
Calendario
Normas
Ayuda

Foros de usuarios de openSUSE
Retroceder   ForoSUSE > Zona Técnica > FAQs, Manuales y Tutoriales


Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestras noticias Acompáñanos en Facebook

Respuesta
 
Herramientas Desplegado

Bienvenido a GNU/Linux (y III)
  #1  
Antiguo 13-ene-2008, 18:26
Avatar de karlggest
karlggest karlggest está desconectado
Moderador
 
Fecha de Ingreso: 07-febrero-2007
Ubicación: Ourense
Versión: Leap 42.3
Mensajes: 8.211
Agradecimientos: 42
Agradecido 1.261 Veces en 929 Mensajes
Poder de Credibilidad: 19
karlggest está en el buen camino
Bienvenido a GNU/Linux (y III)

Este documento continúa las dos partes anteriores, Bienvenido a GNU/Linux (I) y Bienvenido a GNU/Linux (II).

9. Instalar GNU/Linux es fácil

... pero flexible!!

Esta característica implica que siempre son necesarias unas cuantas explicaciones adicionales.

Por un lado, comenzaremos con el concepto de "Distribución".

Técnicamente, es posible instalar un sistema GNU/Linux de forma manual, siguiendo las consideraciones efectuadas en la sección 8. De hecho, en los primeros tiempos era la forma de hacerlo. Sin embargo, esta forma es engorrosa, laboriosa y para el usuario medio (que no es un desarrollador del núcleo Linux) la probabilidad de cometer errores que frustren la instalación es muy elevada.

En cuanto GNU/Linux fue considerado un sistema "utilizable", algunos grupos y luego algunas empresas comenzaron a idear formas de distribuir el sistema para que los usuarios pudiesen instalarlo y probarlo. De aquí viene el concepto de "Distribución". Una Distribución implica al menos dos cosas: Aplicaciones para instalar y configurar el S.O. y algún sistema para instalar aplicaciones "a mayores".

Volvamos al principio. En los primeros tiempos, se tomaba el código fuente de un programa (al cabo, la disponibilidad del código fuente de un programa es la base de la filosofía del "Open Source"), se compilaba y se dejaba ya listo para ejecutar. Esto se hacía con todo el sistema(1): desde el núcleo hasta la última aplicación gráfica. Las agrupaciones que creaban distribuciones entendieron que era mejor "empaquetar" esa aplicación ya compilada y lista para ejecutar. "Empaquetar" incluye el hecho de que cada aplicación debe de llevar aparejada una configuración básica para funcionar. Además, las aplicaciones que siguen la GPL deben de incluir también los textos de la licencia, y las aplicaciones de sistema deben de incluir también su página de manual(2).

Red Hat desarrolló el que fue durante mucho tiempo el sistema de empaquetado más utilizado, y base aún de muchas distribuciones: RPM (Red Hat Package Manager, Sistema de Empaquetado de Red Hat, junto con la aplicación para manejar estos paquetes, que congruentemente tenía el mismo nombre: rpm.

Otro sistema de empaquetado de gran importancia se debe a Debian: dpkg (Debian Package, Paquete Debian, que, de forma similar, provée su propia herramienta: dpkg.

Hay otros sistemas de paquetería, pero estos son, con diferencia, los más extendidos.

Como ya se ha dicho, todo el sistema a instalar se distribuye con el sistema de paquetería de turno. Esta es la parte más importante del concepto de distribución, incluyendo la idea de qué software que incluye dicha distribución. La mayoría de las distribuciones son generalistas, e incluyen software de todo tipo, aunque principalmente con vocación de Desarrollo, Ofimática o ambas. Otras pueden ser más especializadas e incluir software muy específico (por ejemplo, para edición musical).

La otra característica de una Distribución es la forma de instalación y configuración. Ésta depende en alto grado del perfil del usuario objetivo. Mientras algunas tratan de acercarse a los usuarios de sistemas muy extendidos (principalmente Windows, pero también MAC), otras mantienen un perfil de usuario altamente especializado. Por el camino, la mayoría tratan de dirigirse a un público intermedio que suponen más amplio.

Con frecuencia, la instalación de un sistema GNU/Linux impone aplazar la configuración de uno u otro aspecto del hardware disponible. Es habitual referirse a la negativa de muchos fabricantes a permitir el desarrollo de drivers para GNU/Linux (principalmente por dos motivos: por la filosofía "open source" y la dificultad de garantizar el secreto industrial con ella, o por "la vagancia" al no querer destinar recursos a programar para un mercado que aún no ve claro). Lo más cierto es que muchas veces son los propios sistemas los que imponen que determinados dispositivos sean de más difícil configuración que otros. Después de todo, hasta hace no mucho la "autodetección" de dispositivos era vista con suspicacia.

Dicho lo anterior, sería erróneo considerar que otros sistemas realizan esta cuestión mejor que GNU/Linux. Es bastante improbable que un S.O. a instalar reconozca todo nuestro hardware, y habitualmente la autodetección y "autoconfiguración" imponen pérdidas de tiempo notables que no toda la comunidad de GNU/Linux encuentra aceptable.

Otra dificultad añadida es la ya mentada flexibilidad de los sistemas GNU/Linux. Hay infinidad de combinaciones de configuraciones posibles que el usuario puede encontrar útil o interesante, y mayoritariamente se ofrece la posibilidad de aprovecharlas.

¿Cómo se concilia todo esto con la afirmación de que instalar GNU/Linux es fácil? Pues sencillo. La única cuestión es saber qué se necesita o qué se está haciendo.

Por ejemplo, muchas distribuciones GNU/Linux pueden ser instaladas desde un servidor en Internet. Esto implica que hay que saber hacerlo (pero no que sea difícil: principalmente se debe conocer la ubicación del sistema a instalar y se debe disponer de alguna forma para iniciar el programa de instalación, lo que implica arrancar el sistema a instalar, por ejemplo, con un CD que contiene sólo el núcleo y el programa que carga dicho núcleo). También la existencia de múltiples escritorios es considerado una dificultad, pues añade una pregunta (que nadie me diga que compleja, por favor!) del estilo de ¿qué escritorio quieres instalar? a) KDE; b) GNOME; c) sin escritorio.

Esta pregunta sobre escritorios tiene mucho sentido en sistemas abiertos, como los "Unix-like", pero los usuarios de entornos cerrados como Windows o Mac pueden encontrarla extraña. Al fin y al cabo, para ellos el S.O. y el escritorio son la misma cosa(3). Un usuario que nunca haya reflexionado sobre el escritorio que usa encontrará rara y superflua la cuestión de cuál instalar. Pero eso no quiere decir que sea una pregunta complicada.

Y antes de entrar en materia, unas consideraciones para usuarios de sistemas Windows. Una instalación de Windows XP en un equipo medio tarda más de media hora en instalar el sistema base, un navegador sencillo, un reproductor multimedia y el entorno gráfico. En ese tiempo se puede instalar y configurar un sistema GNU/Linux completo, incluyendo además una completa "suite" ofimática, software de todo tipo (sobre todo, de desarrollo , pero esto varía en función de la distribución). Si sólo se instalase lo equivalente a Windows XP, posiblemente la instalación no excedería los 10 minutos (y ocuparía mucho menos espacio en disco).

Tanto en el caso de Windows como en el de GNU/Linux lo dicho es para el caso hipotético de que el sistema reconozca el hardware del computador. Si no es el caso, habrá que sumar los tiempos de búsqueda y carga de los drivers de turno.

Bueno, al lío!!!

1. Disponer de un medio de instalación

Aquí lo de escribir medio es literal. Puedes tener tu distribución de GNU/Linux en virtualmente cualquier cosa que la BIOS de tu equipo sea capaz de arrancar. Incluso hace unos años se comenzó a desarrollar una BIOS en código abierto, que entre otras cosas permitiría que tú conectases tu computador a la red, y al encenderlo automáticamente te permitiese conectarte a algún servidor para instalar directamente alguna versión de GNU/Linux (vi esta idea para Debian GNU/Linux).

El medio de instalación tiene que disponer de un núcleo linux y del script de carga del núcleo (initrd). Como trataremos en la sección 10, el sistema de inicio puede estar separado del resto del sistema. La consecuencia es que puedes tener tu sistema de instalación en un medio (digamos, en un ordenador de tu red) e iniciar la instalación con otro medio que simplemente contenga el núcleo y el initrd.

A parte de los llamados "mini-cd" (son imágenes para grabar en CD que contienen justamente eso, lo mínimo necesario para iniciar el sistema de instalación, descargando y ejecutando la aplicación instaladora desde la red -y los paquetes a instalar-), hay una forma llamativa para instalar GNU/Linux. Para comprender los detalles, tal vez una ojeada a la sección 10 cuando trata de la forma de arrancar Linux sea apropiada. De forma somera: puedes guardar el núcleo y el initrd del sistema a instalar en el disco duro, y la imagen de la distribución a grabar en un CD puedes tenerla en una partición que no vas a usar (por ejemplo, los usuarios de Windows pueden tenerla en una carpeta donde la descargaron; en lugar de quemar un CD/DVD, puedes añadir una entrada en el programa que uses de "cargador de arranque" (el de Windows, o más generalmente grub o lilo) para iniciar dicho núcleo e initrd como si fuese un sistema GNU/Linux más. La diferencia es que cuando se arranque, en lugar de iniciar un sistema usable simplemente cargará el programa de instalación. Por supuesto, un requisito imprescindible es indicarle dónde está la imagen del CD/DVD (indicando la ruta como si fuese una partición GNU/Linux (p.e.: /dev/sda1/Mis\Documentos/Descargas/distribución_de_turno-nº_de_versión.plataforma.iso).

Por supuesto, también hay utilidades que permiten cargar el núcleo y ejecutar el initrd bajo sistemas Windows. El más popular (para MS-DOS) fue loadlin (LOAD LINux, cargador de linux). Es habitual que las distintas distribuciones describan este proceso en su documentación.

2. Disponer de un medio donde instalarlo

Es posible instalar GNU/Linux en varios tipos de dispositivos. Una variante de esto son los "Live-CD". Generalmente se deseará instalar la distribución de GNU/Linux en el Disco Duro.

GNU/Linux utiliza el mismo esquema de particionado que MS-DOS, pero su funcionamiento tiene muchas salvedades, como veremos en la sección 10.

Muchos instaladores proponen su propio esquema de partición (digamos, raíz y /home separadas, y partición swap(4)). Eso son propuestas, no tiene porqué ser así. GNU/Linux sólo necesita una partición(5). Las demás, son por conveniencia del usuario. Así, tener nuestros datos y configuraciones en partición aparte evita que se vean afectados por reinstalaciones o actualizaciones. Y el tener swap en una partición propia es una cuestión de eficiencia.

A partir de ahí, el esquema puede complicarse en función de los gustos y necesidades del usuario. Pueden montarse varias particiones y a cada una asignarle una política de permisos distinta, por ejemplo. Yo tengo 6 particiones: /, /usr, /var, /tmp, /opt, /home y swap. Lo más común, y que mejor se ajusta al usuario principiante o medio es el de tres particiones: /, /home y swap.

Los pogramas para particionar más comunes ofrecen varias opciones: añadir, editar o borrar una partición (e incluso redimensionarla). Cada partición tiene varias propiedades que pueden ser asignadas por el usuario: las principales son el tipo y el punto de montaje.

El tipo se refiere al tipo de sistema de archivos. Hay muchos. Los nativos de GNU/Linux son principalmente ext2, ext3, reiserfs y xfs(6). En la instalación, podemos crear una partición lógica y asignarle el tipo de partición ext3 (el sistema de linux "por defecto"). El punto de montaje se refiere a qué sistema de ficheros estamos montando(7). Por ejemplo, la raíz del sistema -la partición principal- es /; El sistema de ficheros del usuario es /home. En una instalación, podríamos montar la partición anterior como raíz (/), y crear otra, asignarle el "tipo" xfs y montarla en /home, para nuestros archivos de vídeo.

En casi cualquier guía de GNU/Linux (en rigor, también en las de Windows) se hace alguna mención rápida al concepto de "partición". No lo haré aquí. En Wikipedia hay una razonable discusión del concepto: http://es.wikipedia.org/wiki/Partici%C3%B3n_de_disco

3 y 4. Copiar y configurar núcleo

Esto suele ser transparente al usuario. Puntualmente podría ser necesario cargar algún módulo "a mano", pero eso es excepcional.

5. Establecer el arranque y reiniciar

Como ya he dicho, luego trataré el arranque en más profundidad. Sólo comentar que GNU/Linux utiliza una aplicación específica para cargar el sistema (las más comunes son grub y lilo). Ésta suele instalarse en el MBR del disco duro principal para poder ser cargada directamente por la BIOS. Si tenemos otro S.O. instalado y éste utiliza otro cargador distinto, podemos instalar el cargador de linux en el registro inicial de la partición raíz (aquélla donde montamos / ). Éstas son las dos opciones más comunes. La inmensa mayoría de los usuarios utilizarán la primera opción.

Una cosa más. Si tienes otro cargador en el MBR puede interesarte no instalar el cargador de GNU/Linux. Es el caso, por ejemplo, si tienes otra distribución de GNU/Linux en otra partición. En tal circunstancia, basta con añadir una nueva entrada en el menú del cargador instalado para que cargue el nuevo sistema.

6. Configuración del hardware

Configurar las impresoras, escáneres y demás suele ser cuestión de saber qué dispositivos se tienen y seleccionarlos de una lista. Los escáneres puede que se configuren después de la instalación, y algunas distros instalan algunos drivers de dispositivos pero no los configuran.

El tema gráfico es quizás el más peliagudo. Habitualmente, se hará un intento de autodetección. Si funciona, ya está, sólo restaría ajustar la resolución y el número de colores deseado. En caso contrario, se ejecutará alguna herramienta de configuración del servidor gráfico.

Necesariamente, la configuración del servidor gráfico debe incluir tanto el ratón como el teclado. Por supuesto, el servidor gráfico correspondiente para nuestra tarjeta de vídeo (aunque, igual que para otros dispositivos, muchas veces se nos presentará una lista de hardware posible para seleccionar. Si está en la lista, perfecto!!), el monitor (tamaño), ajustar la resolución y colores (nótese que antes de guardar nada o de probarla. Modernamente es posible efectuar algún tipo de test para ver si eso funciona.

En casos más complejos, puede que haya que ser más específico (esto, como lo anterior, si el sistema no autodetecta nuestro hardware). Esto pudiera implicar indicar el número de líneas del monitor, o el puerto donde está conectado el ratón.

Configurar la red no es algo difícil. Debemos saber si es por DHCP o no; en el primer caso, establecer la red es trivial; en el segundo, habrá que proporcionar los datos pertinentes.

7. Definir usuarios y políticas

En la mayoría de las distribuciones actuales, simplemente crear un usuario de trabajo (que es quien va a usar el sistema), y una contraseña para el usuario administrador (el nombre del administrador es invariable, en inglés, root).

El cálculo de claves es por derecho propio una disciplina. Hay muchas formas de generar claves. Lo importante es que sea buena: fácil de recordar y difícil de adivinar. No es buena práctica poner el nombre de usuario como clave, por ejemplo. Una buena clave incluye letras (minúsculas y alguna mayúscula), números y símbolos (no demasiados, sinó no hay quien se acuerde de ella). Tomar una frase y reducirla a una clave es una práctica adecuada para la mayoría de los casos. Por ejemplo, "Las sombras se estremecen por doquier" podría codificarse por las iniciales: lssepd ; podemos añadir algún número (empecé en linux en el 99): ls9se9pd ; y algún signo: ls9s!e9pd_

Se puede encontrar documentación en Internet sobre esta cuestión. Cuidado con la contraseña de root: podeis perder la de usuario, pero recuperar la de root no es tarea trivial (si bien puede hacerse). Pero una molestia es que en distintos sitios (modo texto, kdm, kdesu, por ejemplo) los distintos símbolos estén en distintas letras del teclado. Y esto incluye a la ñ!


Con esto concluye la instalación y se inicia la primera sesión de usuario. El tener muchas posibilidades puede ser un engorro para algunos, pero ni mucho menos es difícil. Al contrario, es muy fácil adaptarse a las necesidades de cada usuario.

---------------------------------------------
Registro:
1ª edición: 13/01/2008
* inicio de documento y enlaces a documentos anteriores.
2ª edición: 14/01/2008
* Sección 9, parte 1
3ª edición: 14/01/2008
* Sección 9, parte 2
4ª edición: 15/01/2008
* Sección 9, parte 3
5ª edición: 23:15 h. 15/01/2008
* Sección 9, parte 3-b
6ª edición: 13:43 h. 17/01/2008
* Sección 9, parte 3-final
---------------------------------------------
(1) Hay alguna distribución por ahí que trata de recuperar esta filosofía de trabajo, pero dándole algo de asistencia al usuario.
(2) man (manual) es una utilidad de comando que permite obtener ayuda (el manual) sobre una aplicación en modo texto.
(3) Por un lado, algunas distribuciones tratan de asimilarse a estos S.O. y ofrecen un disco de instalación para cada escritorio. Pero esto sólo desplaza la pregunta a ¿y cuál es el que tengo que grabar en CD para instalar GNU/Linux? Por otra parte, la asimilación de escritorio = sistema operativo es falsa; el escritorio debe de ser independiente del sistema. Otra cosa es que algunos sistemas (Windows en particular) mezclen ambos conceptos y al final tengan una especie de remezcla. Pero esto es fuente segura de errores.
(4) La partición swap es la partición de intercambio, la memoria virtual. Se usa como extensión de la memoria principal, pero por la arquitectura de computadores, su funcionamiento implica que no se usa directamente, sinó que las partes que se necesiten usar han de ser previamente cargadas en memoria principal. De ahí el nombre de "intercambio".
(5) En rigor, GNU/Linux puede funcionar sin ninguna partición. Podrías disponer un archivo en un sistema de archivos FAT, por ejemplo, y utilizarlo de forma análoga a las imágenes .iso: el núcleo simplemente tendría que montar ese archivo (que interiormente sería de formato nativo, por ejemplo, ext2) como si fuese una partición, de igual forma que pueden montarse las imágenes .iso. El arranque podría lograrse bajo el otro S.O., de forma análoga a cómo iniciar un sistema de instalación (recuérdese que sólo hay que cargar en memoria el núcleo y ejecutar la aplicación initrd).
__________________
http://sementedotempo.blogspot.com/

-Si lo creen unos pocos, es un delirio; si son muchos los creyentes, es una religión
Responder Citando
Los Siguientes 2 Usuarios Han Dado las Gracias a karlggest Por Este Mensaje:
arevaco (15-nov-2009), RaulEstela (21-may-2012)
Respuesta

Marcadores


(0 miembros y 1 visitantes)
 
Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al Foro

Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
Software libre y GNU/Linux Jersoncito El Contubernio 1 26-jun-2012 05:06
Bienvenido a GNU/Linux (I) karlggest FAQs, Manuales y Tutoriales 9 09-sep-2008 13:04
Bienvenido a GNU/Linux (y II) karlggest FAQs, Manuales y Tutoriales 0 09-ene-2008 02:10
Acelerando los discos duros en GNU/Linux DiabloRojo FAQs, Manuales y Tutoriales 0 31-oct-2006 21:42
La manera bruta de pasarse a GNU/Linux SuSEcris Noticias 7 05-oct-2006 13:34



Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestras noticias Acompáñanos en Facebook


La franja horaria es GMT +2. Ahora son las 17:23.
Powered by vBulletin™
Copyright © vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.

Esta página está bajo una licencia de Creative Commons, salvo que no se indique lo contrario.
Creative Commons License

Valid CSS!

Diseño por:Designed by: vbdesigns.devbdesigns.de 
Contáctenos - ForoSUSE - Archivo - Declaración de Privacidad - Arriba