ForoSUSE

ForoSUSE (http://www.forosuse.org/forosuse/index.php)
-   FAQs, Manuales y Tutoriales (http://www.forosuse.org/forosuse/forumdisplay.php?f=20)
-   -   Perdidos en Linux (http://www.forosuse.org/forosuse/showthread.php?t=23534)

karlggest 05-mar-2010 14:15

Perdidos en Linux
 
NOTA: Este tema es por ahora un borrador, por eso lo mantendré cerrado hasta finalizar. Me gustaría ver consejos, críticas, aportes, dudas... en este hilo: comentarios a "perdidos en linux"

0. Presentación
0.1. Perdidos en Linux
0.2. Fijándonos Objetivos
1. Antes de Instalar
1.1. Y Dicen que en la Variedad Está el Gusto
1.2. Buscando una Distribución
2. Instalando
3. Usando el Sistema
3.1 ¿Dónde están mis Cosas?
3.2 ¿Dónde están mis Archivos?
4. En Windows Siempre Tenía Ayuda
5. Y los programas?.
5.1. ¿Cómo y dónde se instala una aplicación??.
5.2 ¿Qué es eso de los repositorios?.
5.3 Qué programas necesito?.
6. Usuarios
6.1 El Sistema de Permisos
6.2 Vista general de los permisos de dispositivos
7. Multimedia.
8. Rexistro de Cambios.

APÉNDICES:

Anexo A: Instalación de openSUSE en imágenes
Anexo B: Instalación de openSUSE desde INTERNET
Anexo C: Mini-tutorial de KDE 4.5


0. Presentación

0.1. Perdidos en Linux pretende abordar el desconcierto que rodea a muchos usuarios de ese otro sistema operativo que intentan aproximarse a los sistemas GNU/Linux, proporcionándole algo de luz para adaptarse al sistema y comenzar a sacar provecho del mismo.

Naturalmente, puede que esto no te interese. No es obligatorio. Usa Windows. En paz.

0.2. Fijándonos Objetivos

Hay muchísima ayuda para GNU/Linux y estupendos manuales. Pero hoy la mayoría estamos acostumbrados al sistema gráfico. Encuentro incorrecto hablarle a un nuevo usuario de GNU/Linux de Emacs, de Vi... creo que debemos ayudarle al usuario a vivir con GNU/Linux, y sólo después enseñarle a ir más allá del mundo de los dibujos tipo Windows.

La idea es que éste documento ayude a que un usuario afronte su GNU/Linux de otra forma. Que sepa que puede que esté perdido porque las cosas, naturalmente, son distintas. Que sepa que el que las cosas sean distintas es una ventaja, no un elemento para agobiarlo o martirizarlo. Que aprenda que él o ella puede usar GNU/Linux.

karlggest 10-mar-2010 15:11

1. Antes De Instalar
 
1.1. Y dicen que en la variedad está el gusto...

Quizás lo más desconcertante para un usuario neófito en GNU/Linux es la Variedad. Sí, lee la mayúscula: la Variedad es una de las características más importantes de los sistemas abiertos. Es muy difícil (yo diría que imposible) ver dos escritorios iguales, pero también lo es que las herramientas usadas sean las mismas... incluso el sistema en sí puede ser diametralmente opuesto a otro sistema dado. Si vemos una guía de imágenes (más allá de instaladores) pocas veces reconoceremos a nuestro sistema en esas imágenes.

Recuerdo ver guías para usar programas en Windows hace muchos años. Esas guías tenían animaciones para que el usuario viese el movimiento del cursor. Estas guías confiaban en que esa aplicación tendría más o menos la misma apariencia en otro sistema Windows.

Voy a dar un ejemplo de experiencia personal para ilustrar lo que quiero decir. Yo usé la aplicación Microsoft Word durante muchos años, entre 1995 y el principio del nuevo milenio. Me gustaba, pese a sus (muchas) limitaciones, la capacidad de adaptar la aplicación al trabajo que se realizaba con ella. Así, tú podías con relativa facilidad crear tus propias barras de herramientas y menús, con lo cual la aplicación que yo usaba no tenía demasiado parecido con la que usaban mis conocidos.

Tal característica es singularmente ninguneada en los sistemas Windows. La diversidad es un enemigo, la flexibilidad un problema. Esto se refiere a que el sistema de enseñanza tradicional no encaja con esas características. La ayuda o lección que leas te dirá algo del estilo "pulsa tal cosa que está en tal sitio" sin preocuparse demasiado de si tu sistema (el que a ti te interesa) tiene las cosas en el mismo lugar...

... o mejor dicho: se asume que tú no habrás realizado apenas cambios, ya que aprendiste a usarlo en esos parámetros. Y la rutina deviene en costumbre.

Oh, naturalmente pueden hacerse cambios... "personalización" lo llaman. Puedes cambiar el fondo de escritorio, colores, quizás tipografías... y poco más. Quizás tengas el escritorio lleno de iconos o por contra es posible que tengas un menú muy ordenado, sin la molesta costumbre de las aplicaciones de agruparse "por empresa de desarrollo" en lugar de por finalidad. Y es que todo el mundo, Microsoft, Adobe, Panda... asume que compras el computador para usar sus productos, no para hacer lo que quiera que hagas con él.

En los sistemas abiertos, por contra, esa diversidad es total; tú puedes tomar un sistema GNU/Linux (o cualquier otro sistema abierto) y modificarlo para adaptarlo a tus necesidades o a tus gustos; no sólo eso, puedes ponerlo a disposición de otros usuarios, que podrán usarlo tal cuál lo usas tú o a su vez hacerle más o menos cambios.

Todo en este contexto significa Todo: incluso el núcleo del propio sistema, la aplicación básica, aquélla por la que casi todos llamamos Linux a los sistemas GNU/Linux. Aunque en rigor todas las distribuciones(1) usan el mismo núcleo, no es necesario (y de hecho, no es usual) que sean completamente iguales. Puede que unos tengan opciones específicas para equipos móviles, puede que otro esté optimizado para trabajar con varios microprocesadores...

No conformes con las diferencias que pueden existir entre distintos sistemas GNU/Linux, además conviven muchas tradiciones en cuanto a la forma de trabajar de los usuarios: desde el vanguardismo de los usuarios de KDE 4 o Compiz hasta el efectismo de los usuarios de la consola de texto, lo cierto es que la mayoría de distribuciones permiten una amplia gama de opciones para hacer la misma cosa. Y más importante aún... ¡cada cosa, cada tarea, puede ser matizada de cientos de formas!!!!

Esto tiene dos efectos: por un lado, que la búsqueda de información para realizar una tarea pueda ser muy larga (al tener que descartar las opciones que no se aplican a nuestro sistema concreto o a nuestra forma de trabajar); por otro, que la mejor ayuda se refiera a cómo realizar las tareas que necesitamos en la consola de texto, pues ésta experimenta relativamente pocas variaciones respecto a las consolas de otros sistemas. Pero incluso aquí hay cientos de matices, de los que no siempre nos advierten. Dicho de otra forma: las posibilidades de encontrar recetas (en el sentido de listas de instrucciones cortas, concisas y exactas) para solucionar nuestros problemas o realizar nuestras tareas son, por decirlo así, escasas.

(1) Aquí puede verse una artículo descriptivo sobre las distribuciones GNU/Linux. En la sección con imágenes de algunas distribuciones pueden apreciarse las diferencias estéticas entre ellas. Siendo cierto que las diferencias suelen abarcar a muchos más elementos, también lo es que la mayoría de distribuciones tienen una suerte de imagen corporativa.

karlggest 10-mar-2010 15:17

1.2 Buscando una distribución
 
1.1. Y dicen que en la variedad está el gusto...

Quizás lo más desconcertante para un usuario neófito en GNU/Linux es la Variedad. Sí, lee la mayúscula: la Variedad es una de las características más importantes de los sistemas abiertos. Es muy difícil (yo diría que imposible) ver dos escritorios iguales, pero también lo es que las herramientas usadas sean las mismas... incluso el sistema en sí puede ser diametralmente opuesto a otro sistema dado. Si vemos una guía de imágenes (más allá de instaladores) pocas veces reconoceremos a nuestro sistema en esas imágenes.

Recuerdo ver guías para usar programas en Windows hace muchos años. Esas guías tenían animaciones para que el usuario viese el movimiento del cursor. Estas guías confiaban en que esa aplicación tendría más o menos la misma apariencia en otro sistema Windows.

Voy a dar un ejemplo de experiencia personal para ilustrar lo que quiero decir. Yo usé la aplicación Microsoft Word durante muchos años, entre 1995 y el principio del nuevo milenio. Me gustaba, pese a sus (muchas) limitaciones, la capacidad de adaptar la aplicación al trabajo que se realizaba con ella. Así, tú podías con relativa facilidad crear tus propias barras de herramientas y menús, con lo cual la aplicación que yo usaba no tenía demasiado parecido con la que usaban mis conocidos.

Tal característica es singularmente ninguneada en los sistemas Windows. La diversidad es un enemigo, la flexibilidad un problema. Esto se refiere a que el sistema de enseñanza tradicional no encaja con esas características. La ayuda o lección que leas te dirá algo del estilo "pulsa tal cosa que está en tal sitio" sin preocuparse demasiado de si tu sistema (el que a ti te interesa) tiene las cosas en el mismo lugar...

... o mejor dicho: se asume que tú no habrás realizado apenas cambios, ya que aprendiste a usarlo en esos parámetros. Y la rutina deviene en costumbre.

Oh, naturalmente pueden hacerse cambios... "personalización" lo llaman. Puedes cambiar el fondo de escritorio, colores, quizás tipografías... y poco más. Quizás tengas el escritorio lleno de iconos o por contra es posible que tengas un menú muy ordenado, sin la molesta costumbre de las aplicaciones de agruparse "por empresa de desarrollo" en lugar de por finalidad. Y es que todo el mundo, Microsoft, Adobe, Panda... asume que compras el computador para usar sus productos, no para hacer lo que quiera que hagas con él.

En los sistemas abiertos, por contra, esa diversidad es total; tú puedes tomar un sistema GNU/Linux (o cualquier otro sistema abierto) y modificarlo para adaptarlo a tus necesidades o a tus gustos; no sólo eso, puedes ponerlo a disposición de otros usuarios, que podrán usarlo tal cuál lo usas tú o a su vez hacerle más o menos cambios.

Todo en este contexto significa Todo: incluso el núcleo del propio sistema, la aplicación básica, aquélla por la que casi todos llamamos Linux a los sistemas GNU/Linux. Aunque en rigor todas las distribuciones(1) usan el mismo núcleo, no es necesario (y de hecho, no es usual) que sean completamente iguales. Puede que unos tengan opciones específicas para equipos móviles, puede que otro esté optimizado para trabajar con varios microprocesadores...

No conformes con las diferencias que pueden existir entre distintos sistemas GNU/Linux, además conviven muchas tradiciones en cuanto a la forma de trabajar de los usuarios: desde el vanguardismo de los usuarios de KDE 4 o Compiz hasta el efectismo de los usuarios de la consola de texto, lo cierto es que la mayoría de distribuciones permiten una amplia gama de opciones para hacer la misma cosa. Y más importante aún... ¡cada cosa, cada tarea, puede ser matizada de cientos de formas!!!!

Esto tiene dos efectos: por un lado, que la búsqueda de información para realizar una tarea pueda ser muy larga (al tener que descartar las opciones que no se aplican a nuestro sistema concreto o a nuestra forma de trabajar); por otro, que la mejor ayuda se refiera a cómo realizar las tareas que necesitamos en la consola de texto, pues ésta experimenta relativamente pocas variaciones respecto a las consolas de otros sistemas. Pero incluso aquí hay cientos de matices, de los que no siempre nos advierten. Dicho de otra forma: las posibilidades de encontrar recetas (en el sentido de listas de instrucciones cortas, concisas y exactas) para solucionar nuestros problemas o realizar nuestras tareas son, por decirlo así, escasas.


(1) Aquí puede verse una artículo descriptivo sobre las distribuciones GNU/Linux. En la sección con imágenes de algunas distribuciones pueden apreciarse las diferencias estéticas entre ellas. Siendo cierto que las diferencias suelen abarcar a muchos más elementos, también lo es que la mayoría de distribuciones tienen una suerte de imagen corporativa.

karlggest 10-mar-2010 15:20

2. Instalando tu GNU/Linux
 
Una cosa muy importante: uses el sistema que uses, ten copias de seguridad. Más adelante veremos alguna consideración sobre esto. Ten cuidado con tus datos. Perder datos por error desalienta. Es curioso, pero una misma persona puede tolerar las pérdidas y los problemas con su Windows y reaccionar de forma casi hostil si lo que falla es su primera vez con GNU/Linux. Y es que esto, como el amor entre humanos, es así... Copia lo que sea irremplazable antes de instalar y ya está.

Hay aproximadamente cinco millones de formas de instalar un sistema GNU/Linux, aunque quizás las dos principales son: con un CD/DVD de instalación, o bien mediante un "live-CD". Muchos "live-CD" permiten ya la instalación directa.

También hay muchas combinaciones de consideraciones acerca de tu computador, pero podemos resaltar dos casos principales: o tienes Windows y quieres conservarlo, o no quieres tener Windows. No es usual la combinación "no tenerlo instalado y quererlo": no es más que una forma de la primera opción (tenerlo y querer conservarlo: por regla general lo mejor es que lo primero que tienes que instalar sea el Windows).

Mucha gente encuetra engorroso tener que aprender algo sobre las particiones del disco. Personalmente, creo que hay mucha gente con mucho tiempo libre y cada uno lo ocupa como quiere. Echarle un vistazo a resumenes de documentación, tanto los que se hacen en las guías de instalación como incluso lo que pone la Wikipedia(1) al respecto, te ahorrará tiempo a la larga, como mínimo.

Tanto Windows como GNU/Linux preguntan cómo particionar el disco antes de comenzar la instalación. Los usuarios de Windows no se preocupan y dejan seleccionada la opción "usar todo el disco", y pulsan "siguiente". Sólo los usuarios que quieran conservar su Windows tendrán la duda de cómo particionar el disco: GNU/Linux también le hará propuestas "por defecto", con su botón "siguiente" seleccionado.

Un consejo sobre las particiones: asumo que has leído algo sobre ellas como he dicho antes, así que esto no te sonará a chino. Crea una partición extendida para tu GNU/Linux y crea al menos tres particiones lógicas dentro de ella: una para / (que será la de sistema), otra para swap (memoria de intercambio) y otra para /home (donde irán todos tus datos y configuraciones personales). Si tienes particiones Windows que quieras utilizar desde GNU/Linux, además, fíjate que el programa de particionado suele de permitir "montar" una partición sin formatearla. Usa esa posibilidad para montar la partición de Windows, o la partición donde tengas tus archivos en el raro caso de que las tengas separadas. Fíjate que tenga permisos para tu usuario, que se monte en lectura-escritura, si lo que quieres es usar también esos archivos en GNU/Linux... y no montes nada de Windows en tu sistema GNU/Linux al menos que vayas a usarlo!!!!(2)

Dicho todo esto: personalmente no considero tener Windows coexistente con GNU/Linux como una buena idea, salvo que la necesidad sea imperiosa. Si se ha de conservar Windows, busca la documentación al respecto que puedas, aunque seguro que en el foro de la distribución GNU/Linux que hayas elegido se hablará (y mucho) del tema.

En cuanto a los medios de instalación, si usas el "live-CD" pero has decidido ya instalar, trata de usar la opción de instalación, si existe. Prefiere DVD a CD, también si tienes ambas opciones: el DVD tendrá más software y podrá sacarte de apuros en caso de problemas... particularmente en los problemas de acceso a la red!!

Es frecuente para muchos tener Windows pre-instalado en su computador, por obra y gracia del fabricante (que nos lo incluye en el precio). No se debe de instalar un sistema GNU/Linux a la ligera. La gente de Microsoft permite a su sistema coexistir con otros -sinó, en software profesional no tendría ninguna oportunidad-, pero no da facilidades. Dedícale un tiempo a aprender cómo has instalado tu Windows -cómo te lo han instalado-, cómo arranca, cómo está particionado el disco...

Toma nota también del hardware que dice tu Windows que tienes instalado. En particular, tarjetas gráficas y resoluciones de monitores, tarjetas de red...

Y un último detalle antes de iniciar la instalación: trata de tener enchufado todo el hardware que vayas a usar.

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Partici%C3%B3n_de_disco
(2) Al montar una partición NTFS, no podremos usar sus características de seguridad (p.ej., los permisos de cada archivo). Si esa partición no contiene datos útiles que podamos querer utilizar, lo más que podremos hacer es borrar archivos de sistema de Windows, con los problemas que ello conllevará. Una regla dorada es algo así como "evita poder acceder a sitios que no quieras usar".

karlggest 10-mar-2010 15:21

3. Usando el sistema
 
Hay un gran inconveniente en usar dos sistemas distintos: pues que generalmente son distintos.

Esto podría parecer un chascarrillo, pero no lo es. Con frecuencia esperamos que sistemas distintos pero a los que pretendemos dar un uso parecido sean más o menos similares. Por ejemplo, un usuario de Windows podría quedarse un minuto mirando su KDE 4 esperando ver la barra inferior con el botón que pone "inicio", hasta que observa que en un lugar similar hay un dibujo con una gran K. Personalmente, las pocas veces que uso un escritorio Windows en computadores de otras personas me paso un buen rato asimilando el cambio. De hecho, a veces hago cosas que haría en mi computador... Por ejemplo, pulsar CTRL+ALT+Retroceso para reiniciar el sistema gráfico si hay algún problema...

karlggest 10-mar-2010 15:22

3.1 ¿Dónde están mis cosas?
 
En GNU/Linux pueden utilizarse multitud de escritorios, desde los más avanzados hasta los más simples. A esto hay que añadir la facilidad para configurar prácticamente todos los aspectos del mismo.

Habitualmente, suele usarse un botón que al ser pulsado despliega un menú. Ese menú constaba de una lista de accesos a aplicaciones, y en los menús más completos puede proporcionar aspecto a documentos concretos o distintos aspectos del sistema.

El escritorio típico de Windows consta de un fondo en el que existen unos cuantos iconos (accesos directos a aplicaciones y documentos) y una barra de menú abajo. Esta barra contiene un botón lanzador de menú, una parte de la barra que permite acceder a las aplicaciones en uso y otra parte en la que localizan las aplicaciones "residentes": la hora, antivirus, etc.

Los escritorios típicos en GNU/Linux acostumbran a ser similares, aunque puede variar el número y la posición de esos paneles. Pero escritorios más simples pueden incluir ideas como desplegar el menú con un click de ratón, mientras que escritorios más avanzados pueden tener formas más enrevesadas para disponer los iconos por el escritorio.

Lo único importante cuando uno se enfrenta a un escritorio GNU/Linux es un poco de paciencia, no dar nada por supuesto, y tener en cuenta que elementos gráficos similares posiblemente hagan cosas similares. Es bueno dedicar unos minutos a observar todos los elementos gráficos que tengamos a la vista, incluso habitualmente se mostrará un pequeño texto de ayuda cuando se pone el puntero del ratón encima. Y, sin miedo, comenzar a pinchar en ellos para que se ejecuten las tareas asociadas.

En la Wikipedia pueden encontrarse ejemplos de distintos escritorios (en la versión inglesa hay más capturas que en la española :P ).

Una cosa más: el escritorio es distinto a la distribución GNU/Linux. Con carácter general, cualquier distribución puede utilizar cualquier escritorio, si bien es cierto que en ciertos escritorios pueden ser más complicados de instalar en unas que en otras, además de que cada distribución suele cuidar más el escritorio que usen como principal.

Como curiosidad, en el tema "a poner nuestros escritorios otra vez" de este foro, pueden verse cuán distinto puede ser un escritorio de otro dentro de la misma distribución!!!

karlggest 10-mar-2010 15:22

3.2 ¿Dónde están mis archivos?
 
GNU/Linux suele utilizar una aproximación a la usada en Windows con el uso de una carpeta llamada "Mis Documentos" (Documentos, en GNU/Linux, a veces en inglés Documents). Sin embargo, en GNU/Linux no suele existir una idea como "mi-pc", pero sí suele disponerse algún icono que permite acceder a la carpeta de inicio /home/nombre_usuario, donde se guardan todo lo que pertenece al usuario.

Los exploradores de archivos suelen ser similares a los usados en otros sistemas, pero las diferencias estéticas pueden unirse a las diferencias en los nombres para hacer que el usuario dude, incluso se sienta un poco perdido.

El sistema de archivos es más jerárquico que el de Windows, así que al cabo del tiempo un usuario dado encontrará más sencillo gestionar sus archivos. Sin embargo, a veces sorprende, en su mayor parte por el hábito.
http://s3.subirimagenes.com:81/image...montadootr.pngImagen del explorador de archivos de Windows
Imagen de dolphin, gestor de archivos de kdehttp://s3.subirimagenes.com:81/otros...147dolphin.jpg

GNU/Linux no usa unidades, sinó que los dispositivos se "montan" en una carpeta dada. Por ejemplo, el cdrom suele montarse en /cdrom -en sistemas modernos puede montarse en /media/cdrom, por ejemplo. Buscar y aprender algo sobre el concepto de montaje de dispositivos es un buen principio.

En éste contexto, raíz ó root hace referencia al punto superior de esa jerarquía: todo está dentro de la raíz. El símbolo de la raíz es una simple barra de dividir (/). Dentro de esa raíz, habrá un montón de carpetas, que contendrán archivos cómo es de esperar. Lo que no es de esperar es que el contenido de estas carpetas no tiene por qué estar en el mismo lugar físico que la raíz. Así, /media/disk puede que contenga nuestro pendrive cuando está montado, mientras que en /Windows/C contenga la partición principal de Windows.

Los sistemas "Unix-like" como GNU/Linux suelen seguir más o menos el Sistema de Jerarquía de Ficheros (FHS, Files Hierarchy System)(N), que es un consenso (por escrito) sobre dónde debe guardarse cada cosa en función de su uso. Por ejemplo, nos dice que las carpetas de usuario irán en /home y que /sbin y /usr/sbin contendrán herramientas de administrador del sistema.

Si tenemos un sistema "Unix-like" en nuestro trabajo, con toda probabilidad sólo podamos ver una carpeta: /home/nuestro_usuario, o como mucho /home; cuando accedamos por ftp al disco donde se guarda el trabajo, puede que sólo podamos acceder a una carpeta llamada /pub (de público, como habrás intuido). A /pub puede acceder cualquiera, aunque es posible que el usuario sólo tenga permisos de lectura.

/home/tu_usuario es, naturalmente, la carpeta más interesante para el usuario. Allí se guarda todo lo que pertenece al usuario: archivos de configuración, documentos propios -salvo los que se guarden específicamente en otro lugar, naturalmente-, incluso las aplicaciones que sólo usa ése usuario -por ejemplo, utilidades para descarga y pequeñas utillerías también descargadas desde Internet. Normalmente existe una carpeta llamada Desktop ó Escritorio, que son análogas a las que existen en Windows, y existirá una llamada Documentos ó Documents para los documentos de usuario. En GNU/Linux suele usarse una carpeta para las descargas -es de mal gusto descargar en el escritorio-.

Lo más probable es que el usuario haya instalado GNU/Linux para convivir con su sistema Windows. Puede que fuese para ir aprendiendo poco a poco, o porque sabe de antemano que necesita usar tal o cual aplicación de Windows. El caso es que lo más probable es que quiera acceder a sus archivos, los que usa bajo Windows. A tal efecto, con toda probabilidad tenga una partición montada al estilo de /windows, /windows/C, /windows/D, o algo así. Es algo frecuente que se olvide hacer esto cuando se instala el sistema (los instaladores ofrecen la posibilidad de montar sin formatear), y cuando se quiere hacer de forma manual a veces se encuentran problemas. El principal es la cierta confusión entre carpeta, dispositivo y los respectivos permisos para el usuario. Una cosa muy importante: los sistemas de ficheros de Windows no son los mismos que los de GNU/Linux... Linux no te va a administrar esa partición: si tú das permisos para escribir en la partición correspondiente a C:, podrás borrar archivos de sistema de Windows, sean cuales sean los permisos que esté usando Windows!!! Así, si tienes la suerte de tener Windows en dos particiones, una para el sistema y otra para tus archivos, monta sólo ésta, deja la del sistema. Si montas la del sistema, no obtendrás nada útil y sólo te expondrás a borrar cosas por error.

karlggest 10-mar-2010 15:23

4. En Windows siempre tenía ayuda...
 
Entre los usuarios de GNU/Linux circulan varias versiones de un documento llamado "Pringao How-To"(1). En ese documento, se explica que muchos usuarios de Windows sólo usan ese sistema porque tienen a alguien a quien explotar para que le ayude en todo momento. Más allá de las implicaciones éticas sobre aprovecharse de la gente, el caso es que los usuarios de GNU/Linux suelen ver mejor ayudar a usar este sistema. Y es que tu sistema GNU/Linux es tuyo, mientras que Windows es de Microsoft -véase los términos de licencia.

Con frecuencia el "pringao" de turno es usuario de GNU/Linux, pero incluso en el caso de que ningún conocido use éste sistema, encontrarás muchos usuarios que te ofrecerán ayuda. Grupos de usuarios locales, foros y listas de correo... hay muchos sitios donde pedir ayuda.

Como en cualquier ámbito de la vida, el máximo provecho de la ayuda se logra con la máxima: "ayúdate a ti mismo". Cuanto más sepas tú de tus problemas y necesidades, más fácil y rápido será ayudarte. Olvídate de las "recetas" de las guías para torpes de Windows. Es hora de que saques partido de ese computador en el que has invertido tanto dinero. Hay cosas que te mejorarán como persona, más allá de ayudarte a sacar más provecho a tu sistema GNU/Linux, y si te fijas la mayoría son obvias. La primera es hacer buenas preguntas(2), que se relaciona con lo ya dicho de ayudarse a uno mismo; la segunda es la netiqueta(3), los modales, el urbanismo y las convenciones. En los foros usa reglas similares.

Una última cosa: asume que lo que lees de un usuario se refiere a tal usuario. El usuario no puede saber cómo es tu sistema, así que siempre hablará de su sistema. Por eso es importante hacer énfasis a los sistemas particulares.

(1) http://www.sromero.org/wiki/linux/sistema/pringao_howto
(2) http://www.sindominio.net/ayuda/preguntas-inteligentes.html
(3) http://es.wikipedia.org/wiki/Netiquette

karlggest 10-mar-2010 15:25

5. Y los programas?
 
Una pregunta relativamente frecuente es de dónde se sacan los programas, si los hay...

¿Por qué alguien habría podido tener tal duda existencial? Generalmente, los usuarios de GNU/Linux encontramos bastante sorprendente dicha duda. Hay miles de programas y su instalación es, por lo general, trivial. Pero sería injusto pensar que los usuarios de Windows tienen algún prejuicio sobre la existencia o no de determinados programas o su dificultad de instalación y mantenimiento.

Seamos honestos. Si tomamos cualquier guía o manual al uso, mayoritariamente nos explicarán el sistema "tradicional", que implica descargar y compilar el programa de turno; o, con suerte, tal vez tengamos una guía más o menos ilustrada para usar un gestor de paquetes conectado a una cosa que llaman repositorio... y con más suerte, será un manual del mismo gestor de paquetes que usa la distribución que, con cierta osadía, acabamos de instalar.

Usar una aplicación en GNU/Linux, Windows, Mac OS, *BSD... no es nada espectacular. Sólo necesitamos un archivo que contenga el código binario que puede ejecutar nuestra máquina (no ejecutéis aplicaciones para i386 sobre procesadores Motorola: no funcionarán) y una forma de decirle al sistema operativo que ejecute tal aplicación. Por su parte, el sistema operativo puede necesitar alguna forma para distinguir si el archivo de turno es un programa ejecutable, para evitar tener que intentar ejecutar archivos de texto, imágenes, etc.

Por otra parte, una aplicación no trivial será siempre muy grande. La forma de trabajar con cosas muy grandes, que no puedes abarcar, es descomponerlas en partes menores que sí puedes manejar. Por ejemplo, un programa para sumar dos números puede tener una parte que se encarge de pedir números al usuario, otra parte que haga operaciones aritméticas con dos números, puede que guarde el resultado en un archivo para poder volver a usarlo en otro momento...

Cuando desarrollas software propietario con toda probabilidad intentarás evitar el uso de software de terceros, para no tener que pagarles la licencia de turno; o bien usarás software de terceros, pagando la oportuna licencia. En cualquier caso, no tomarás en consideración que otros desarrolladores puedan modificar tu aplicación, o usarla en otra aplicación mayor. Así, creas una carpeta y organizas los archivos que conforman la aplicación.

Cuando alguien desarrolla software abierto, el primer paradigma que tiene en mente es no reinventar la rueda. Así, nuestro hipotético desarrollador busca el software que haga lo que él necesita, modificando lo necesario y componiéndolo de forma que haga lo que él desea. Eventualmente, desarrolla el software que no exista. Por ejemplo, puedes usar una base de datos para guardar los datos de trabajo, puedes usar una librería matemática para cálculos que necesites, y así.

Los sistemas Unix-like están organizados de una forma definida. Para GNU/Linux, se supone que las distribuciones deberán de tratar de seguir las líneas establecidas en el Sistema de Jerarquía de Ficheros (FHS, File Hierarchy System), que establece donde se guarda cada cosa. En el foro hay algún pequeño resumen (lo hice yo, así que debería andar por ahí xD), y dice cosas como que "los programas para los usuarios deben de estar en /usr/bin". También establece esta guía que los programas de terceros (propietarios, en particular) deben de ir en /opt/nombre_programa. Algunos programas (en particular, los de terceros) o algunas utilidades pueden descargarse en la carpeta del usuario y ejecutarse desde allí. Naturalmente, esto sólo es buena idea si dicho usuario va a ser el único que va a usar dicho programa o utilidad.

karlggest 09-jul-2010 10:15

¿Cómo y dónde se instala una aplicación?
 
Esbozaré a continuación el procedimiento habitual para un usuario de escritorio GNU/Linux.

Primera posibilidad: sabes a ciencia cierta qué programa quieres instalar. Digamos por ejemplo que alguien te recomendó aMsn, para conectarte a la red de Windows Live (antiguo Hotmail).

El primer paso es localizarlo. Una forma sencilla es utilizar el buscador de aplicaciones Webpin. Dicho buscador está disponible tanto en YAST como en la web, si bien según tu instalación concreta es posible que no lo tengas instalado y sólo dispongas de la versión web. Que yo recuerde, en la versión 10.2 de openSUSE tienes que hacer cambios adicionales que detallan en la web oficial.

Yo tengo instalado el módulo de YAST para Webpin, pero pese a todo suelo usar la versión web (no es baladí: suelo tener una sesión de navegador abierta). En Firefox escribo webpin en la barra de navegación(1) y me redirecciona a http://packages.opensuse-community.org/

Puedo escribir un nombre de aplicación e indicarle mi versión de openSUSE (el instalador comprobará de todas formas que el paquete que selecciones pueda instalarse en tu versión). En este ejemplo, escribo amsn y selecciono openSUSE 11.2. Al pulsar la tecla intro o en el botón de "buscar" me aparecerá la lista de aplicaciones que responden a ese nombre. A la derecha, vemos un botón gris que pone "1-click". Basta pulsar y seguir los pasos.

Puede hacerse lo mismo para el módulo de YAST "Webpin", si no tenemos instalado dicho módulo y deseamos usarlo; veremos que, al escribir webpin nos saldrá una lista... entre los primeros nos pone algo de "command-line" (para usar en línea de comandos, no es lo que queremos) y más abajo yast2-packager-webpin. Este es el que se quiere instalar. De nuevo, vemos el botón "1-click" a la derecha, pulsamos, seguimos instrucciones y listo.

Segunda posibilidad: no sabemos cómo se llama, o ni siquiera qué software usar. Esto no sería distinto en otros sistemas operativos. Sitios para encontrar información son foros relacionados al objetivo de la aplicación de turno, wikipedia, google...

Por ejemplo, podemos buscar edición+vídeo+linux en google.es si deseamos buscar un editor de vídeo. Sustituir linux por opensuse puede facilitarnos incluso encontrar la forma más sencilla de instalar un paquete en openSUSE.

Muchos usuarios de GNU/Linux han elaborado listas de software "equivalente" a aplicaciones concretas de Windows, con objeto de simplificar la búsqueda del software. También es habitual que nuestro gestor de paquetes tenga clasificado el software disponible con una breve descripción de la funcionalidad de cada aplicación.

Una vez sabemos cuál queremos instalar, podemos buscarlo con webpin e instalarlo.

Tercera posibilidad:
Puntualmente, puede que querramos instalar un programa desde la web, de forma similar a como se hace en otros sistemas: bien porque no lo encontramos empaquetado para nuestro sistema, o porque deseemos instalar una versión determinada por el motivo que sea. No hay mucho misterio, salvo el lógico por la variedad de desarrolladores. Así, por ejemplo, si queremos instalar Firefox desde la web oficial de Mozilla, basta con descargarlo, desempaquetarlo y ya lo tendremos listo para ejecutar. Adicionalmente, puede que querramos moverlo a una ubicación más acorde que la carpeta donde lo descargamos.

En mi ejemplo, vamos a la web http://tuxguitar.herac.com.ar/ y veremos el típico "botón" Download. Es útil echar un vistazo a las indicaciones que pueda haber para instalar la aplicación, como siempre. Por ahora, pulsamos en Download y nos llevará a una página donde nos muestra enlaces para los distintos sistemas operativos para los que está disponible. En la sección de GNU/Linux tiene varias versiones, según ciertas consideraciones respecto a java.

Hay desarrolladores que no se complican mucho y utilizan el viejo estilo de una u otra forma. Si descargamos por ejemplo GNU/Linux-x86 Excelsior JET Native Release nos encontraremos con que no podemos ejecutar el instalador. El primer motivo es obvio y siempre debería ser así: el archivo no tiene permisos de ejecución. Si pulsamos en el icono en el botón secundario del ratón, seleccionamos permisos y vemos que no está marcado como ejecutable. Seleccionamos "es ejecutable". Sin embargo, seguirá sin ejecutarse. Tenemos que abrir una consola y ejecutarlo "a mano". Por ejemplo, abrimos konsole y escribimos Descargas/tuxguitar-1.2-linux-x86-jet.run
Pulsamos intro y ya está. Cerramos konsole y ejecutamos el archivo desde nuestro administrador de archivos.

Hoy hay muy poco software que requiera de escribir nada en ninguna consola. Por ejemplo, jDownloader. Sí será casi siempre necesario que marquemos que es ejecutable, porque lo normal de cualquier cosa que descarguemos es que esté como no ejecutable.

Si instalamos el software de turno dentro de nuestra carpeta de usuario, no estará disponible para los demás usuarios del computador. Esto puede ser lo que queramos, en particular si somos los únicos usuarios del mismo. O puede no ser lo que queramos. La Jerarquía del Sistema de Ficheros nos indica dónde deberíamos colocar nuestros programas(2).

(1) Configuración de Firefox por defec to en OpenSUSE 11.2.
(2) http://es.wikipedia.org/wiki/FHS


La franja horaria es GMT +2. Ahora son las 18:51.

Powered by vBulletin™
Copyright © vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.


Esta página está bajo una licencia de Creative Commons, salvo que no se indique lo contrario.
Creative Commons License

Valid CSS!